Imprimir esta página

Punta Tombo: el dueño del campo dice que usurparon su propiedad y causaron la matanza de pingüinos

Fueron las palabras de Eduardo Uzcudun, abogado de Luis Alberto La Regina, uno de los propietarios del campo donde sucedieron los hechos. Los terrenos pertenecen a dos hermanos que lo subdividieron y quedaron como vecinos. Por el momento se desconoce quién fue el autor material de la masacre, pero la Fiscalía de Rawson realizó diversos allanamientos para resolver el caso.

Eduardo Uzcudun abogado de Luis Alberto La Regina, uno de los propietarios del campo ubicado en la reserva de Punta Tombo, donde se produjo una severa matanza de pingüinos, habló en Cadena Tiempo donde brindó detalles de los acontecimientos.

El campo en cuestión era propiedad de Luis La Regina, pero tras realizarse una sucesión, las tierras pasaron a manos de sus hijos, Luis Alberto y Ricardo Omar. Estos quedaron como únicos dueños y subdividieron los terrenos quedando de esta manera como vecinos.

La matanza de pingüinos sucedió en la parte de Alberto, quien se percató del aberrante hecho mientras realizaba un recorrido de rutina por los campos. Aquí el episodio tomó estado público, cuando el damnificado realizó una denuncia que derivó en la intervención del Ministerio de Turismo de Chubut y de la Fiscalía de Rawson.

Así las cosas, en la tarde de este martes, salió un comunicado público donde el otro hermano, Ricardo Omar, anunció que realizará una conferencia de prensa, el miércoles en el Touring, donde adelantó que “desmentirá” todo lo que ha sucedido.

En relación a los hechos, Uzcudun detalló que “el episodio ocurrió a, más o menos, 8, 10 kilómetros de la reserva y el casco de la estancia de mi cliente (Alberto) está próximo a la misma. El campo tiene aproximadamente 6 o 7 leguas”.

“Lo grave de todo esto – prosiguió el abogado - es que se hizo todo el trabajo sobre lugares donde están anidando los pingüinos, además, al estar el alambrado, los animales no podían transitar libremente por el terreno. Se abrió un camino de 100 hectáreas".

El caso es muy grave, no sólo por la cruel matanza de los animales, sino también por la usurpación de los terrenos. “Con la topadora se destruyeron 140 o 150 nidos de pingüinos y le cortó la salida al mar al campo de la Regina. Todo esto pasó en la propiedad de mi cliente, pero usurpándola, invadiéndola. Este hecho puntual se dio ahora, anteriormente había habido otro suceso que no trascendió, pero que tuvo que ver con el impedimento de acceso a un camino viejo”, concluyó Uzcudun.

 

Jornada

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree